¿Qué tamaño debe tener mi libro?

¿Cuántas páginas necesito escribir?

Esta es una pregunta que muchos escritores se hacen. Especialmente cuando están empezando. Es inevitable el llegar a preguntarte en algún momento durante el proceso de la escritura: ¿qué tamaño debe tener mi libro?

Puede ser que antes de escribir la primera palabra o un día antes de la publicación te preguntes si tu libro es muy largo o corto.

Es una pregunta muy recurrente. La respuesta va a ser siempre la misma: depende.

Los libros no tienen que seguir necesariamente una estructura fija en cuanto a tamaño, páginas y palabras para poder considerarlo dentro de una categoría en particular.

Así que, si no necesitas seguir el protocolo, ¿por qué te pones restricciones? No lo hagas más difícil de lo que es.

Te vamos a decir lo que consideramos como la regla de oro sobre la longitud que debe tener un libro: tu libro debe tener el tamaño suficiente para enseñar a tus lectores todo lo que deseas que sepan, pero debe ser lo suficientemente corto como para no aburrirlos y que puedan mantener su atención hasta el final.

¿Eso es todo?

Entendemos que puede no ser la respuesta que buscas, porque cada libro es diferente y lo que quieres enseñar con tu libro también le hace diferente.

Por eso es importante que no malgastes tu tiempo preguntándote si la longitud de tu libro es la que debería ser, porque la respuesta va a ser siempre la misma: tan largo como lo necesites.

En lugar de hacerte este tipo de preguntas, que no tienen una respuesta concreta, vamos a proponerte otras cuestiones que te van a guiar a la hora de tomar decisiones sobre tu libro:

¿Va a ser un e-book o va a ser un libro en papel?

La elección del formato en el que vas a presentar tu libro va a influenciar el contenido de este, que a su vez te va a ayudar a considerar su coste de producción.

Ten en cuenta que existe una expectativa real de valor según el formato en el que el libro se presenta. De manera que el lector hará un juicio sobre tu libro y el precio que puedes ponerle.

Los libros electrónicos, en este caos, son más flexibles, porque una vez que tienes cubiertos los gastos fijos (como son el formato, el diseño, la edición, etc.), el coste de entrega es muy bajo, casi nulo.

En cambio, los libros impresos, deben tener un precio para cubrir su coste de producción, así como para tener un margen que permita al minorista que va a vender tu libro, también pueda obtener cierta rentabilidad.

Por eso, si vas a presentar tu libro en papel, es importante que la longitud del libro cumpla las expectativas de tus lectores.

Piensa que, un libro corto para e-book, generalmente tiene un precio inferior a un libro impreso. Por eso, es más fácil para un cliente que aún no te conoce, acceder a un libro electrónico.

Puedes tener la idea de que, si es un buen lector, le importará más el contenido que la extensión del libro, pero si se queda corto, es probable que ponerle un precio que mantenga el equilibrio entre el coste de producción y un precio interesante.

Tú mismo, en tu librería, tendrás libros cortos a los que les darás un valor importante, pero tendrás otros en formato e-book que nunca considerarías tenerlos en papel, por el precio.

Así que, aquí tienes una regla general: si vendes solo en formato electrónico, tienes más flexibilidad con respecto a la longitud, que si se trata de un libro de papel. Es más, es probable que el lector agradezca que no sea tan largo, ya que le será más fácil mantener la atención.

Hablando en número de palabras, lo más típico es escribir entre 40.000 y 50.000 palabras, Pero puedes encontrar libros cortos con buena calidad y puede que no tengan más de 20.000 palabras.

Si vas a imprimir tu libro en papel, es probable que prefieras escribir en un rango de entre 50.000 y 80.000 palabras, puede que hasta 120.000 palabras si quieres escribir un libro más técnico. De esta manera, es más probable que el lector perciba más valor en tu libro.

¿Es un libro gráfico o solo tiene texto?

Si haces uso de contenido no escrito, como gráficos, ilustraciones, tablas, infografías, etc., es normal que necesites menos palabras, ya que el mensaje que transmites es más visual que verbal.

Esto es más destacable si tu libro tiene un alto valor informativo o si las ilustraciones tienen un importante calado en lo que quieres expresar.

Para que te hagas una idea, Austin Kleon es un escritor que combina de manera activa las palabras escritas con iconografías, citas y dibujos en todo el libro. Su estilo se adapta a su trabajo y es adecuado para su audiencia, En este caso, el recuento real de palabras por libro es bajo (poco más de unos pocos miles de palabras en total) en comparación con el recuento de páginas, que pueden llegar a 200 páginas.

Pero, ojo: no llenes tu libro de imágenes y gráficos para engordar el número de páginas. Los lectores son inteligentes y verán si los gráficos que has usado son irrelevantes si los usas solo para extender tu libro. En este caso, corres el riesgo de dañar tu reputación, tu marca y tu negocio.

¿Escribo un libro independiente o una serie de libros?

Escribir una serie de libros funciona muy bien en libros de ficción.

Para que tengas una idea, una serie es una colección de libros relacionados con un solo tema o que tratan diferentes temas que están estrechamente relacionados. Y es muy recomendable si lo que quieres contar en papel se hace excesivamente largo para un solo libro.

Hacer una serie es bueno para ti, porque puedes profundizar en el tema y, al tener más libros, puedes comercializarlos de manera más creativa.

Y hacer una serie también es bueno para el lector, ya que puede elegir qué parte quiere leer y cuál considera que puede ser más relevante para él o ella.

Pongamos como ejemplo que quieres escribir sobre las redes sociales y, en lugar de escribir un libro con toda la información, pudiendo llegar a ser abrumador para el lector, prefieres escribir varios libros cortos en los que puedas hablar de las diferentes plataformas que hay.

Tu lector no tiene que ir mirando capítulo por capítulo hasta encontrar lo que le interesa. También es más fácil actualizar un solo libro a medida que evoluciona el uso de las redes sociales.

Otra ventaja que tienes si te decantas por escribir una serie de libros, es el marketing, ya que te permite crear paquetes. Es probable que un solo título se quede corto, pero si ofreces tres libros de una sola vez, el lector percibirá con más valor.

Eso sí, no caigas en la tentación. Si escribes una serie de libros, pero el contenido de cada uno no es suficiente como para poder ofrecerlo por separado, es muy probable que la venta en paquetes pierda ese valor.

Piensa que, aunque los libros de una serie puedan ser cortos, aún deben cumplir con el estándar de contenido.

Tampoco te recomendamos usar “contenido de relleno” para hacer los libros más largos, con instrucciones repetitivas o historias sin imaginación, solo para aumentar el número de palabras. Si los tres libros cortos que ha escrito realmente deberían ser un libro más largo, entonces tu lector lo detectará y se sentirá engañado.

¿Cómo consumirá el lector mi libro?

Independientemente del motivo que tengas para escribir, lo que en realidad quieres es que tu lector consuma tu material.

Tanto si eres un experto, un profesor o un consultor, tu objetivo es posicionar tu trabajo para que los lectores te compren más. Pueden ser libros, pueden ser productos o pueden ser servicios. Por eso es importante que lean el libro.

Si aún así, tienes dificultades para decidir el número de palabras, puedes hacerte esta otra pregunta: ¿Cómo me imagino a mi lector usando mi libro?

Puedes querer que lo valoren como algo importante, como un tesoro. O tal vez sea un libro de bolsillo usado que quieres que utilice como referencia. O puede que prefieras que forme parte de una estantería, para que puedan utilizarlo de vez en cuando y, después, se pueda compartir con algún amigo.

Si sabes para qué quieres que tu lector utilice tu libro, tendrás más claro el número de palabras objetivo.

Vamos a ponerte un ejemplo: “El abismo: Un pequeño libro que te enseña cuándo renunciar (y cuando perseverar)”. El título es una definición del libro: es un libro pequeño, de 80 páginas, con una lección principal. Y no necesita más.

Un libro de este tamaño es perfecto para un vuelo, un viaje en tren un poco largo o, incluso, una semana de viaje. Después de eso, puede que se quede en una estantería,

Otro ejemplo puede ser el libro de William Zinsser, “On Writing Well: The Classic Guide to Writing Non-fiction”, que es un libro grande, difícil de llevar contigo al trabajo.

Pero, ten en cuenta que escribir bien exige más de 300 páginas y va a acompañar tu mesa de noche durante el tiempo que necesites para leerlo. Después, ya lo dejarás en una estantería para poder consultarlo siempre que lo necesites.

Como ves, decidir cómo tu audiencia va a leer tu libro, te va a ayudar a decidir el número de palabras.

Al final, depende de ti.

Existe una gran diversidad para crear un libro, por eso no es bueno establecer reglas sobre la longitud que debe tener el libro. No hay un elemento estándar que podamos definir. La única respuesta correcta es la que responda a esta pregunta: ¿Cuánto tiempo debe durar mi libro? Y, como te decimos, depende de ti. ¿Cuánto tiempo quieres que sea?

El recuento de palabras tiene que ser el final de tu libro, no el principio. Estás escribiendo y prácticamente todo vale. Eso es algo que debería ayudarte a avanzar en lugar de quitarte el sueño.

Lo único que cuenta es que hayas dicho todo lo que quieres decir y no se queden ideas importantes sin narrar. Entonces tu libro tendrá la extensión perfecta.

Una respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También podrían interesarte estos artículos:

Joan Carles Iº 41
46715 Alquería de la Condesa – Valencia
España

Mail: editorial@edicionesalfeizar.com
Tlf: +34 644 524 524
NIF:Y4384820E

HORARIOS:
Lunes- Jueves: 10.00 – 13.00 y 16.00-19.00
Viernes: 10.00 – 13.00