El punto de vista

La perspectiva de un libro

el punto de vista

¿Alguna vez te has preguntado cómo describiría un campesino una historia de amor entre dos prometidos?¿Alguna vez has imaginado lo que tu gato, tu perro, tu pequeño pez o una hormiga que pisoteas piensa de ti?

En todo momento estamos hablando de puntos de vista.

¿Qué entendemos por punto de vista?

Podemos definir el punto de vista como la perspectiva que se va a utilizar para narrar la historia. Es el filtro que vas a emplear para interpretar los hechos que ocurren en lo que quieres contar.

Cuando estés escribiendo tu novela, es esencial que tengas claro desde el principio el punto de vista que quieres emplear, puesto que si lo cambias según va avanzando la historia, es probable que cambie el sentido de lo que estás narrando y tengas que empezar de nuevo.

El mundo es mi representación

“La primera noche, dormí en la arena, a mil millas de cualquier hogar humano. Estaba más aislado que un marinero abandonado en medio del océano, en una balsa, después de un naufragio. ¿Te imaginas mi asombro siendo despertado al amanecer por una pequeña voz: - ¿Puedes por favor dibujarme una oveja?"

“El principito” – Antoine de Saint-Exupéry

En el libro de “El Principito”, un aviador hace un aterrizaje improvisado en el desierto y se despierta al día siguiente con la voz de un niño. En la historia de Saint-Exupery, el Principito ve el mundo de una manera absolutamente diferente, en comparación a los mayores que conoció en otros asteroides: el triste rey, el borracho, el geógrafo, etc., e incluso con el personaje grande de la Tierra. El Principito no acepta las ovejas que el aviador le dibuja, porque una parece enfermiza, la otra vieja, la otra todavía parece una cabra.

“Esta vez se me agotó la paciencia, tenía prisa por volver a poner mi motor en su lugar. Tiré un cuarto dibujo. Y se me ocurrió esta explicación: esta es solo su caja. La oveja que querías está adentro"

“El principito” – Antoine de Saint-Exupéry

La cara del Principito se ilumina. El secreto, lo esencial (como la amistad, por ejemplo) es invisible a los ojos para él. Ahí vemos otra vez el punto de vista diferente del Principito.

La realidad que existe es la que se crea en nuestra mente. Es decir, la experiencia de dos personas reunidas, un saludo, una cerveza en el bar, un viaje, es diferente para cada uno. Ambos, si quisieran contarlo, lo describirían de una manera discordante, comenzando desde su propia visión del mundo, desde su propia imaginación. “El mundo es mi representación”, escribió Schopenhauer. Ocho mil millones de hombres en la tierra, cada uno narrará su propia experiencia, pero ninguna será una descripción exacta de la realidad y todo será cierto.

¿Qué puntos de vista existen?

Nosotros indicamos que existen 3 puntos de vista: gramatical, estilístico y externo. A continuación, te explicamos cada uno de ellos.

El punto de vista gramatical

Este punto de vista representa la posición tomada por el autor para narrar la historia, ya puede ser primera, segunda o tercera persona del singular o del plural.

Vamos a empezar hablando de la primera persona del singular. El “yo” habría que considerarlo como el más importante de los puntos de vista, ya que los demás derivan de él. Este “yo” puede ser el autor, el narrador o el personaje y siempre estará identificado en la misma voz narrativa.

Hay que tener en cuenta que no siempre coincide el autor con el narrador ni el narrador con el personaje. Para entenderlo mejor, lee esta pieza sacada de la novela “Drácula” de Bram Stoker:

“Acababa de llegar a esta conclusión, cuando escuché un paso pesado al llegar más allá de la gran puerta y, a través de las grietas, se filtró el rayo de luz que se acercaba. [...] Dentro había un viejo alto, cuidadosamente afeitado, aparte de su largo bigote blanco, y vestido de pies a cabeza, sin una sola mancha de color en toda la persona".

“Drácula” de Bram Stoker

En este caso, el autor (Stoker) no coincide con el narrador (el abogado Harker), y el narrador no coincide con el personaje (Conde Drácula).

Otra posibilidad muy utilizada es la tercera persona del singular. En este caso vamos a utilizar el ejemplo de la novela “El Silencio del Mar”, de Jean Bruller.

Este texto de 96 páginas cuenta la experiencia de un oficial alemán llamado Werner, que se instaló en la casa de un hombre francés que vive con su nieta. La historia ocurre en Francia en el año 1941. En este caso, la voz narrativa (Werner) coincide con el protagonista, pero no con el autor. Sabe todo sobre los personajes (Thomas y su hijo), los lugares (Francia) y los eventos cubiertos (matrimonio):

“Dije que de este matrimonio Thomas esperaba que los niños se unieran al viejo suelo de Francia con raíces sólidas. Los que atacan a su hijo son tan profundos que arrastraron todo lejos de ti".

“El Silencio del Mar”, de Jean Bruller

El narrador captura los eventos desde diferentes perspectivas, como si tuviera una cámara en la mano:

"André, o mi querido compañero de juegos durante veinticinco años tirado en la tierra fría, cubierto por la granada mortal que pulverizó tu batería [...]. A mi padre le gustaba molestarte por el sabor de tus contrademandas".

“El Silencio del Mar”, de Jean Bruller

El joven soldado alemán pasa seis meses en el apartamento con ellos, tratando de ganarse su simpatía. La actitud amistosa, los discursos del artista sorprendidos por Francia, no convencen a su tío ni a su nieta, quienes lo dejan solo con sus monólogos. La nieta no dice una sola palabra a lo largo de la historia. Esta novela se encuadra en el corazón de la segunda guerra mundial.

La primera y la tercera persona se pueden combinar para describir a un individuo con una doble personalidad. La segunda persona del singular se usa para no cansar al lector, ya que una primera persona puede parecer demasiado subjetiva y una tercera persona puede parecer distante.

Otra posibilidad es combinar la primera y la segunda persona como lo hace Margaret Atwood en “Hair Jewellery”:

“Cuando no estaba durmiendo, pensé en ti y en nuestro futuro, que sabía, sería corto. Por supuesto, habríamos dormido juntos, aunque nunca habíamos abordado el tema. En esos días, recuerda ...”

"Hair Jewellery", de Margaret Atwood

Para terminar, ten en cuenta que el elemento central para que funcione el Punto de Vista es la consistencia. Si tu opción es utilizar múltiples puntos de vista, tenlo claro desde el principio, ya que corres el riesgo de que tu narración sea discontinua.

El Punto de Vista Estilístico

Este Punto de Vista se refiere a la forma en la que vas a contar la historia. Abarca tanto el registro lingüístico como el ritmo.

¿Qué es el registro lingüístico? Se entiende como la elección de un mundo específico de palabras que constituye el “lenguaje” de nuestros personajes, la forma en que hablan y actúan y la atmósfera narrativa en la que están inmersos.

¿Qué es el ritmo? El ritmo tiene que ver con el orden y el tiempo, es decir, con la forma en que los eventos, personajes, detalles y palabras adquieren un movimiento típico, ordenado con respecto al mundo narrado. Puede acelerar o ralentizar la historia, pero es capaz de mantener la tensión hasta el final.

En el libro de Giorgio Vasta, “El Tiempo Material”, se cuenta la progresiva ideologización de tres estudiantes en pseudo-brigadistas, Nimbo, Volo y Raggio, en el Palermo de 1978.

"Spago descansa la maceta en la pared desde la que comienza una barandilla verde pálido. Mientras él está detrás, toco la barandilla con la lengua, siento el cloro de la pintura vieja, el óxido, me giro y trago. Recojo un montón de carne para picar con la cuchara, lo llevo, me agacho al lado del tullido y lo hago sentir nutrido. Se acerca a la cara herida, su nariz se desvanece en el vapor; luego recoge un trozo de carne negra con dos dientes y mordiscos"

“El Tiempo Material”, de Giorgio Vasta

Vasta usa un punto de vista que nos permite ver el progreso de la acción en cámara lenta, enfocándonos en movimientos que no se capturan en la vida real. Podemos decir que, en general, toda la literatura cumple esta función para hacer más lentos los movimientos que vivimos en nuestra vida diaria.

El punto de vista externo

En el libro de Tolstoi, “Guerra y paz”, el autor adopta el punto de vista externo para criticar y exponer las instituciones de nuestra sociedad, en particular para desarrollar una parodia de la historia que los libros nos cuentan.

“Louis XIV era un hombre muy orgulloso y seguro de sí mismo. Tenía tales y tales amantes, y tales y tales ministros, y gobernó mal Francia. Los herederos de Luis XIV también eran hombres débiles, y también gobernaban mal Francia. A su vez, tenían tales y tales favoritos y tales y tales amantes. Además, en ese momento había ciertas personas que escribían libros. A fines del siglo XVIII, alrededor de dos docenas de personas se reunieron en París, quienes comenzaron a decir que todos los hombres son libres e iguales. Debido a esto, los ciudadanos de toda Francia se ahogaron y se mataron unos a otros. Estas personas mataron al rey y a muchos otros. En ese momento había un hombre genio en Francia: Napoleón. Derrotó a todos en todas partes, es decir, mató a muchas personas porque era un hombre genial; y por alguna razón, fue a matar a los africanos y los exterminó tan bien y fue tan hábil y astuto que, al regresar a Francia, ordenó a todos que lo obedecieran, lo cual hicieron. Proclamado emperador, se fue para matar a otras masas de personas en Italia, Austria y Prusia. E incluso allí mató a muchos ".

Tolstoi, “Guerra y paz”

El punto de vista externo utilizado por Tolstoi se basa en dos técnicas efectivas: simplificación y desmotivación. El escritor corta las fases intermedias entre una fase histórica y otra, acelerando bruscamente los eventos en los que los protagonistas se reducen a muy pocos hombres, en comparación con las masas pasivas y los fantasmas. Los acontecimientos parecen sin sentido, ninguna motivación racional. En ningún momento informa porqué Luis XIV gobernó mal Francia o porqué Napoleón había matado a los africanos.

Imagina por un momento que eres un extranjero que se encuentra en tu entorno habitual: familia, amigos, costumbres y normas sociales. Visto a través de los ojos de un extraño, el mundo de repente te parecerá extraño, divertido o retorcido. Por ejemplo, los chinos están en contra del hecho de que en Occidente se estén promoviendo campañas de moralización contra el tabaquismo. Si vas de viaje allí y sacas un cigarrillo, es normal que se ofrezcan a encenderlo. O si te quedas sin cigarrillos, te ofrecerán uno sin problema. Además, no te puedes negar a cogerlo, puesto que es de mala educación. Ten en cuenta que los chinos fuman mucho y no ofrecen cigarrillos de vez en cuando, más bien te lo pueden ofrecer cada diez minutos. Fumar no duele, ese es su punto de vista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También podrían interesarte estos artículos:

Joan Carles Iº 41
46715 Alquería de la Condesa – Valencia
España

Mail: editorial@edicionesalfeizar.com
Tlf: +34 644 524 524
NIF:Y4384820E

HORARIOS:
Lunes- Jueves: 10.00 – 13.00 y 16.00-19.00
Viernes: 10.00 – 13.00