El Íncipit

Consejos, respuestas y soluciones para el mejor íncipit

El incipit

El íncipit es la formula inicial con la que empieza la narración. Un buen íncipit es fundamental porque de él dependerá el nivel de atención del lector.

¿Qué es un íncipit?

El íncipit es un inicio.

Es el inicio de una historia, de un viaje.

El íncipit es la salida para un viaje hacia un lugar específico, el origen de una ruta definida o desconocida.

El íncipit es la fórmula inicial con la que se empieza la narración, una fórmula de la que dependerá el interés del lector en tu historia.

«Llamadme Ismael». Así empieza Moby Dick de Herman Melville, uno de los íncipits más conocidos de la historia de la literatura.

En el caso de Moby Dick, el íncipit tiene función simbólica además que funcional. Melville, eligiendo empezar la historia con el nombre del protagonista (un nombre bíblico) la narración arranca con fuerza, una señal que nos lleva a la interpretación de una metáfora que marca toda la novela desde el principio.

Siguiendo el ejemplo de Melville, parece sencillo entender por qué es fundamental elegir las palabras y el tono correctos para empezar nuestra historia. De hecho, son suficientes pocas páginas para darse cuenta de que los personajes y la ambientación de la novela tienen una fuerte característica metáfora que evoca el universo y los valores cristianos. Gracias a “Llamadme Ismael” entendemos lógicas y temáticas de las próximas seiscientas páginas.

«Pues sí: soy huésped de un sanatorio. Mi enfermero me observa, casi no me quita la vista de encima; porque en la puerta hay una mirilla; y el ojo de mi enfermero es de ese color castaño que no puede penetrar en mí, de ojos azules».

“El Tambor de hojalata” –Gunther Grass.

Con este íncipit, Gunther Grass deja claro el carácter del protagonista de su historia y el estilo elegido para la narración. (El protagonista)

Hablando en primera persona, el autor alemán cuenta la historia de un hombre (que se descubrirá ser un enano) acabado en un manicomio: es fácil entender que la historia que vamos a leer es algo inusual. La historia de un hombre con problemas psíquicos tan graves como para ser vigilado día y noche, una historia en la que las sensaciones visuales son fundamentales.

El narrador nos transmite unas sensaciones comunes a la nación (Alemania) y a la época (1959), desde una perspectiva distinta.

Cebo para el lector

El íncipit es el “big bang” de un universo literario.

Ese universo responde a las reglas que dicta el autor y tienen que estar claras desde el principio.

Para atraer la atención no tiene que ser brutal, no tiene que arrastrar a la fuerza al lector dentro de nuestro universo. Puede hacerlo con calma y sensibilidad, de manera coherente con el genero de historia que vamos a contar.

Si estás escribiendo una novela de fantasía, tendrás un estilo comunicativo distinto al que usarás si estás contando una historia romántica.

Piensa en el íncipit como en un cebo para el lector. Una muestra de lo que encontraría si siguiera en la lectura de nuestra novela. Un buen íncipit no tiene spoilers y no tiene una descripción detallada de todos los personajes, los temas o los elementos que encontraremos en la narración, sino que tiene que tener la función de una “chispa” que encienda las páginas siguientes.

«Para hablar sinceramente, así, entre nosotros, termino peor que empecé… No es que empezara demasiado bien… nací, repito, en Courbevoie, Sena… lo repito por centésima vez… después de muchas idas y venidas termino muy mal… son cosas de la edad, me dirás… ¡cosas de la edad!... ¡entendido!»

“De un castillo a otro” de Louis-Ferdinand Céline

Es en el 1944 y Céline está cruzando Alemania entre ataques aéreos de los aliados, con su mujer y el gato Bébert. Toda la novela del escritor francés parece ocultarse tras las primeras palabras: La reputación de escritor y médico acabada mal, una aventura increíble en un país hostil y devastado por la guerra, un viaje hacia una tierra (Dinamarca) dispuesta a ser anfitriona de un personaje controvertido.

Quién abre el libro de Céline se encuentra obligado a considerar las primeras palabras como la estructura que soporta toda la narración, desde la primera hasta la última página. La declaración de un hombre mayor, muy cansado, como el país y la época en que está viviendo.

Desde este punto en adelante, el lector tiene que aceptar la personalidad del autor.

Atraer y cautivar

Se dice que las primeras siete páginas de tu libro definen la calidad del mismo.

Este lema vale tanto para los lectores como para los valoradores de las editoriales.

Si un libro no cautiva al lector desde el principio, si su estilo narrativo es flojo, si el entramado no engancha… el lector no sigue leyendo.

Samuel Taylor Coleridge, en 1817, habló sobre la suspensión de la incredulidad (suspensión of disbelief) que consta en

“la necesidad, por parte del escritor, de dar al lector la seguridad necesaria para permitirle de involucrarse en la historia y suspender sus facultades críticas. Solo así el lector perdonará al escritor las incongruencias secundarias y disfrutará de la obra”.

Samuel Taylor Coleridge, 1817

En otras palabras: si me convences, sigo en la lectura, si no la abandono.

¿Nunca te ha pasado, seguir en la lectura de un libro porque desde el primer capítulo te has quedado con las ganas de saber más? Y ¿Te ha ocurrido que algunas veces cansarte de un libro después de haber leído unas treinta páginas porque no te estimulaba para seguir adelante?

Esa es la importancia del íncipit.Pued

e ser la mejor historia del mundo, puede tener el mejor estilo de escritura, puede desarrollar una trama fantástica… pero si el íncipit no engancha, (casi) nadie llegará a disfrutar de ella.

Los lectores se cansarán y los pocos que lleguen al final, lo harán por inercia, arrastrándose en el prejuicio de que están leyendo algo muy aburrido.

¿Cuándo escribir el íncipit?

Hay algunos escritores que escriben un primer borrador de íncipit, antes de empezar a escribir la novela. Otros prefieren esperar a haber desarrollado toda la narración y el entramado, antes de escribirlo.

No hay una regla fija. Que decidas escribirlo antes o después de la novela, no es importante. Lo que es fundamental es que tenga bien clara su finalidad: el íncipit tiene que ser funcional a la narración, capaz se resumir temas y personajes y cautivar la atención del lector hacia tu universo narrativo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

También podrían interesarte estos artículos:

Joan Carles Iº 41
46715 Alquería de la Condesa – Valencia
España

Mail: editorial@edicionesalfeizar.com
Tlf: +34 644 524 524
NIF:Y4384820E

HORARIOS:
Lunes- Jueves: 10.00 – 13.00 y 16.00-19.00
Viernes: 10.00 – 13.00