El proceso editorial: LA CORRECCIÓN DE UN MANUSCRITO

Consejos para Escritores

CORRECCIÓN DE UN MANUSCRITO - El proceso editorial

Después de haber valorado un manuscrito (si no conoces las fases de la valoración, las explicamos aquí) y de que el autor haya firmado el contrato editorial, se pasa a la fase de corrección ortográfica, gramatical y de estilo.

En la fase de valoración, los beta-reader evidencian los errores que encuentran (gramaticales y ortotipográficos) y rellenan un informe de lectura beta.

Esto es una primera e importante ayuda a la hora de corregir un texto porque permite tener una visión global del manuscrito desde el punto de vista del lector antes de empezar la corrección técnica.

Tenemos un equipo de correctores que se encargan de la revisión de los manuscritos. Dividimos las propuestas que recibimos según lo cuidadas que se presentan y según el trabajo que necesitan para optimizar los tiempos de edición entre los varios títulos que trabajamos cada día.

Si un texto está bien escrito y revisado, cuidando la gramática y la puntuación, el trabajo de corrección será más rápido y sencillo de lo que necesita una propuesta literaria entregada rápidamente y sin revisión por parte del autor.

Para publicar un libro es necesario que esté escrito correctamente y respete las últimas reglas de la Real Academia Española (http://www.rae.es/) sobre la escritura. Hay profesionales cuyo trabajo es mantenerse al día con todas las nuevas directrices de la RAE y aplicarlas en los textos que corrigen.

Son muchos los aspectos que influencian un análisis gramatical y de estilo de un texto (procedencia geográfica del corrector, estudios, experiencias pasadas, géneros literarios favoritos, etc.) y por eso en algunos casos la corrección puede que sea muy subjetiva. Es estadísticamente imposible crear un libro que no tenga faltas para ninguno de sus lectores, pero es fundamental reducir todo lo que se pueda la presencia de descuidos.

Nuestro proceso de valoración y de edición (valoración preliminar, valoración, corrección) hace que sean al menos tres lectores los  que leen el manuscrito, de manera que al final del proceso se pueda tener un texto corregido por diferentes personas.

La corrección de un texto puede necesitar de 2 hasta 30 días de trabajo en los casos más complicados.

Recibir un manuscrito revisado por parte del autor ayuda muchísimo en el proceso de edición; lo hace más rápido y puede ser una de las razones por las que un manuscrito se acepte o se rechace.

Te dejamos unos consejos para que puedas aplicarlos a tus escritos:

  • Revisa el texto con unos días de por medio: cuando hayas terminado un capítulo o todo el libro, deja descansar tu dedicación antes de revisar el texto. Verás errores de los que “en caliente” no te habías dado cuenta y sustituirás frases y párrafos por otros que suenen mejor. Revisa todo el texto dos o más veces.
  • Lee en voz alta: esto ayuda mucho en concentrarse en el texto, en cómo suena una frase y en cómo se desarrolla la historia. Imagina ser un narrador y “teatraliza” la lectura.
  • Confía en los amigos: pide a alguien de tu confianza que lea el manuscrito sin contarle nada antes y que te diga lo que le parece. Muchas historias, relaciones entre personajes, desarrollos e investigaciones parecen muy claras para el escritor que lleva meses imaginándoselas, pero no resultan tan fáciles de entender a un lector que las lee por primera vez.
  • Busca la facilidad: cada autor tiene unas locuciones que usa muchísimo. Hay a quien les gusta el “ya que”, a otros los verbos condicionales, a otros las frases indirectas etc… usar las mismas matices y palabras en muchos párrafos seguidos hace que la lectura resulte pesada; no tengas miedo a cambiar.
  • Deja respirar al lector: no escribas párrafos infinitos de una sola oración y siempre piensa cómo y dónde poder añadir un punto.
  • Conoce tus lectores: cada libro tiene un público de referencia y cada público tiene preferencia hacia un estilo de escritura u otro. Escribir de manera que nuestros lectores se sientan cómodos leyendo es una de las claves para el éxito del libro… y nunca hay que darlo por sentado.

Cuando un texto está bien corregido, se pasa a la fase de maquetación… [Sigue]